Blog

Un paso más en la vida de Smita y Vinita, la universidad

 en Educación, Mujer
Smita, de Sonrisas de Bombay, va a ir a la universidad

Foto de Nacho Hermoso

Smita y Vinita son las dos chicas más jóvenes que viven en la casa de acogida Udaan, en Bombay, y gracias a su perseverancia y su fuerza, han dado un paso muy importante en su vida: han aprobado 12º curso (equivalente a 2º de Bachillerato) y van a ir a la universidad.

De Kamathipura a la universidad

Smita lleva muchos años vinculada a Sonrisas de Bombay. Desde muy pequeña asistía a las clases de Life Skills Empowerment que impartimos en el Smiling Bus y es una beneficiaria del proyecto “Acceso a la Escuela”. Vivía con su madre, su padrastro y sus hermanos en el barrio de Kamathipura, el barrio rojo más grande de toda Asia. Su madre era víctima de la explotación sexual y su padrastro la maltrataba a ella y sus hijos. Además, insistía en casarla aún siendo menor, pues creía que las mujeres no deben estudiar.

Ante esta situación, desde Sonrisas de Bombay le ofrecimos la oportunidad de instalarse en la casa Udaan. Aunque ella no era directamente víctima de la trata de personas, su madre sí lo era y el ambiente en el que vivía la convertía en una posible víctima. Hace dos años se fue a vivir a nuestra casa de acogida, ha seguido asistiendo a la escuela, además de participar en todas las actividades propuestas para mejorar su salud mental y sus capacidades y, hoy, el equipo de Sonrisas de Bombay, estamos muy contentos de poder decir que está preparada para ir a la universidad y cumplir su sueño: ser trabajadora social y ayudar a más chicas como ella. Además, quiere ganar dinero para poder comprar una casa y poder sacar a su madre de la situación de explotación en la que vive.

Desde Sonrisas de Bombay la estamos ayudando en todos los tramites para que pueda empezar la universidad y convertirse en una gran trabajadora social.

Conoce mejor a Smita

Un futuro mejor para ella y su hija

Vinita llegó a Sonrisas de Bombay hace apenas un año, pero ya le ha servido para acabar sus estudios y preparase para la universidad.

Como Smita, su madre también había sido explotada sexualmente durante muchos años, hasta que murió. Sus padres la dejaron con su abuela, pero ella se fugó para casarse y tuvo una hija. Después de que el marido la abandonara, se fue a vivir con una amiga y empezó a trabajar en un bar como bailarina, aunque también debía ejercer la prostitución.

Tras mucho tiempo con problemas mentales y de salud, pidió ayuda a la ONG Navjeevan, quienes nos contaron su caso. Vinita tenía tuberculosis y serios problemas de salud mental, así que le propusimos que se instalara a la casa Udaan para recuperarse y rehacer su vida. Mientras se recupera, su hija está en otra ONG donde la cuidan hasta que Vinita esté completamente sana.

Tras mucho trabajo y esfuerzo, Vinita ha aprobado el último curso y desde Sonrisas de Bombay la estamos ayudando con sesiones de asesoramiento para que pueda elegir qué quiere estudiar. Como muchas jóvenes que tienen que empezar la universidad no tiene clara la carrera a elegir y duda entre ser abogada o psicóloga. Lo que sí tiene claro es que quiere darle a su hija una vida mejor y ayudar a más mujeres que se encuentren en una situación similar a la suya.

Conoce mejor a Vinita

Nuestra razón de ser

Casos como los de Smita y Vinita son los que nos hace seguir impulsando proyectos de lucha contra la trata y por los Derechos Humanos. Ver como gracias al apoyo del equipo y su voluntad han conseguido transformar su futuro y tener la oportunidad de una vida más digna, es nuestra razón de ser y los que nos mueve a seguir trabajando.

Post relacionados

Comentarios

Dejar un comentario

0