Blog

30 días, 30 entrenamientos, 30 razones para apoyar a Sonrisas de Bombay

 en Sensibilización
Hoy os presentamos el testimonio de Elena, una socia y colaboradora de Sonrisas de Bombay, que tras conocer nuestro trabajo en Bombay, da un paso más allá, y se marca un reto para apoyar nuestros proyectos. Aquí tenéis su bonita historia y el reto deportivo-solidario que os animamos a todos y todas a apoyar:
Para empezar, diré que estoy enamorada de la India, culpa de mi abuela, que me prestó un libro llamado “LA PASIÓN INDIA” que cuenta la historia real de una bailarina española que se casó con el maharajá de Kapurthala, y allí empezó mi gran interés por su cultura. Hace dos años decidí coger la mochila e irme sola de viaje para allí. Combinaba dos trabajos más un máster y tenía solamente 10 días para estar fuera, pero fueron más que suficientes para confirmar mi amor por este país. Mi experiencia allí fue un no parar de experiencias positivas. Como chica viajando sola tienes que ir con más cuidado de lo normal, así que mi actitud al llegar allí fue un poco desconfiada, y esto fue un gran error.  
 
Nada más llegar me pasó algo que cambió mi manera de ver las cosas: en el aeropuerto de Delhi no podía comprar el billete de metro porque no tenía monedas, un chico se percató y se ofreció a comprar mi billete, yo lo rechacé, pensando que querría más dinero a cambio, o que me seguiría, o que aprovecharía para robarme al sacar mi monedero. Él,  pese a mi negativa, compró el billete de metro, yo le ofrecí dinero, pero el chico no aceptó nada a cambio y además me ayudó a encontrar el tren. Me moría de vergüenza por todas las cosas negativas que se me habían pasado por la cabeza y sobre todo, por todas las veces en las que anteriormente no había ofrecido mi ayuda al ver a alguien necesitado de ayuda. Seguí mi viaje, y volví a casa, deseando encontrar el momento de volver a la India y conocerla más a fondo. 
 
Para mi cumple un amigo me regaló otro libro sobre la India: “MUJERES DE BOMBAY” de Jaume Sanllorente, fundador de la ONG Sonrisas de Bombay. Recomiendo 100% leerlo, advierto que es una lectura dura, ningún libro hasta entonces me había hecho llorar, indignar y enfadarme contra el mundo. Una compañera de trabajo vio que llevaba el libro y me contó que él había sido su profesor en un máster y que se hicieron amigos y le visitó en Mumbai (donde él reside desde que fundó la ONG). Mi compañera de trabajo me explicó que visitó los proyectos de la ONG y que es impresionante todo lo que están consiguiendo y me recomendaba que me leyera más libros escritos por él. Así que me leí todos los libros de Jaume, a cada cual más duro e indignante. Quería ayudar pero no sabia como. Contacté con ellos para hacerme voluntaria, debido a mi poco tiempo libre no puedo involucrarme tanto como me gustaría. Compré billetes de avión y me planté en Mumbai. 
 
Este segundo viaje a la India fue otra vez corto pero muy intenso, una nueva experiencia genial. Allí pude conocer de cerca alguno de los proyectos de Sonrisas de Bombay. Uno de los que pude conocer me dejó atónita. Fui a un centro donde solamente hay niños víctimas de tráfico humano. Los niños que conocí tienen entre 2 y 4 años. Algunos de ellos son hijos de niñas que han sido vendidas por su familia a veces por no más de 80€ a mafias, la mayoría acaban en redes de prostitución. No sabía qué hacer ni qué decir, los miraba y solo veía en ellos puro ejemplo de superación. Con lo pequeños que son, todo lo que han pasado y aquí están, en clase cantando. Comprendí entonces que mi única manera de ayudarlos era recaudando fondos y compartiendo mi historia. 
 
El deporte ha formado parte de mí desde pequeña. Soy totalmente consciente de que muchos de los valores que he adquirido con los años son gracias al deporte, practicarlo no solamente es una forma de vida saludable sino que también te enseña mucho como persona, y uno de estos valores es la superación, tanto individual como en equipo. Este valor fue el que me transmitieron tanto los niños que conocí como las personas que entregan su día a día a los proyectos de Sonrisas de Bombay. Así que me informé, y decidí crear un reto deportivo solidario en migranodearena.org
 
El objetivo principal del reto (aquí podéis verlo y apoyarlo) es correr la media maratón de Barcelona con el dorsal solidario (nunca en mi vida he corrido 21km). Para conseguir este dorsal debo recaudar como mínimo 500€ que irán a parar directamente a Sonrisas de Bombay. El reto lo planteo como 30 días, 30 razones por las que donar a Sonrisas de Bombay y 30 entrenamientos para la media maratón. Es maravilloso ver cómo la gente que me rodea me apoya y se implica en la causa. En solamente 4 días ya tengo recaudado casi el 50% del objetivo mínimo, pero lo que más me llena es ver que la gente se está moviendo y está conociendo una nueva manera de ayudar. 
También te puede interesar

Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

0