Blog

Así es la vida de Anita, una de nuestras heroínas anónimas #GIRLSTORIES

 en Sensibilización, Sin categoria

El despertador de Anita suena todos los días antes de las siete de la mañana. Le espera un día duro, la vida para una adolescente india que quiere labrarse un futuro profesional no es nada fácil. Ella se enorgullece diciendo que está estudiando y que de mayor será policía, pero sabe que luchar por realizar su sueño le va a costar muchísimo esfuerzo… Lo sencillo en su caso sería seguir lo que la sociedad espera de ella: que vaya aprendiendo las labores del hogar, busque un marido (o sus padres lo busquen por ella) y pronto empiece a tener hijos. Porque la mujer india está destinada a ser madre. Ser mujer en este país significa tener que renunciar a tus sueños en cuanto a educación y vida profesional, y cambiar ese destino puede ser todo un reto para las nuevas generaciones.

Anita es una luchadora. Ella persigue sus metas, se esfuerza, no renuncia a conseguir una vida mejor. Anita es beneficiaria de Sonrisas de Bombay y más concretamente recibe una de las becas del proyecto de Educación superior que cada año se otorgan a adolescentes de las comunidades más desfavorecidas de la ciudad de Bombay. Porque la educación y formación es básica para cambiar el futuro de estos jóvenes, es la única herramienta que necesitan para cambiar su destino. Nuestra protagonista es consciente y por ello recibe cada día como un regalo y aprovecha las horas libres que tiene para estudiar y sacar las mejores notas.

Pero este objetivo no siempre lo tuvo tan claro: Anita estuvo a punto de abandonar sus estudios hace un par de años debido a la situación financiera de su familia. Los ingresos totales que entran en su casa cada mes son 10.000 rupias, unos 130 euros, que deben estirar para dar de comer a 6 personas que son las que conforman su núcleo familiar. Debido a esta situación, lo más lógico era que se pusiera a trabajar para traer más dinero a casa. No podrían haberse permitido pagar por su educación secundaria y tampoco los libros y materiales. Pero gracias a Sonrisas de Bombay y a la colaboración de todos los socios y socias colaboradores, Anita puede seguir estudiando, y como ella, ya se han podido beneficiar 1.147 adolescentes más. En el último año se otorgaron 311 becas y cada año esta cifra va en aumento. Este programa promueve el acceso a la educación superior de jóvenes que no podrían costearse los estudios por sí mismos. El objetivo es promocionar acceso a la educación postobligatoria y abrir la puerta a las oportunidades, para que puedan realizarse profesionalmente y contribuir a mejorar el nivel socioeconómico de sus familias.

Poco a poco, las comunidades de los slums de la ciudad van dándose cuenta de la importancia que tiene la educación para el futuro de las nuevas generaciones y nosotros seguiremos trabajando para que así sea con vuestro apoyo.

También te puede interesar

Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

0