Blog

Ella es Mónica, una buena amiga y colaboradora, y comparte este texto con todos nosotros: ¡GRACIAS!

 en Sensibilización

Desde hace unos días la habéis visto en varias ocasiones, en las cabeceras de nuestras redes sociales y también animando un montón en la Walkim Barcelona. Ella es Mónica Santos, payasa y gran amiga de Sonrisas de Bombay. Nos ha escrito estas palabras que queremos compartir con todos vosotros:

“Mumbai es una ciudad súper dura, que desborda, desde el primer momento, al turista que nunca ha pisado India. El calor, la humedad, la contaminación ambiental, la acústica, la pobreza, la suciedad y las desigualdades se aprecian nada más salir del aeropuerto.

Es una ciudad agotadora para el turista, pero todavía mucho más para la mayoría de las personas que viven, o mal viven en esta selva urbana. Y ahí, en mitad de esa jungla, una llega y se encuentra con la posibilidad de conocer en primera persona una entidad como Sonrisas de Bombay, que ofrece una pequeña esperanza a quien más lo necesita.

Soy una enamorada de este país, y por suerte he podido viajar y conocerlo desde hace muchos años. Gracias a eso, hace cuatro años tuve la enorme suerte de enterarme de que Sonrisas de Bombay ofrecía la posibilidad de visitar sus proyectos en terreno. Yo ya los conocía, pero al llegar allí, caí rendida a sus pies. Desde ese momento, me enamoré de su saber de hacer, de su criterio, de su equipo, y sobre todo del amor que ponen en todo lo que hacen.

Uno de sus lemas es “transformando futuros”, y creo que este principio es no solo la presentación de lo que hacen, sino el resultado final de todas sus acciones.

Sonrisas de Bombay son proyectos muy bien pensados y ejecutados, su trabajo es muy consciente y su rumbo muy claro. Es un equipo humano maravilloso que te recibe con una “sonrisa de Bombay” y con los brazos abiertos. Desde Natasha, que te acompaña a las visitas, a Oscar, el chico del té, que intenta hacerte sentir como en casa desde el minuto cero.

Transformando futuros y de qué manera…Tener la fortuna de visitar sus proyectos te crea millones de sensaciones, pero sobre todo satisfacción.

Satisfacción de ver cómo niños de chabolas tienen sus propias guarderías, donde estudiar y recibir una alimentación diaria y equilibrada, que de otra manera no podrían tener.

Satisfacción de saber que ahora muchas de esas familias conocen sus derechos sobre escolarización o acceso a la sanidad entre otros.

Satisfacción de sentir el apoyo emocional y médico que reciben los pequeños-grandes luchadores contra el cáncer.
Satisfacción de comprobar como muchos adolescentes reciben apoyo en su educación, para poder acceder a estudios superiores y mejorar sus futuras posibilidades.

Es imposible no emocionarse cuando lo ves en persona. Es imposible no salir feliz y contento de ver que sí, que es verdad, que un futuro diferente existe para estas personas con las que puedes tener contacto durante cinco, diez, o los minutos que sean.

Como no te vas a emocionar cuando tienes la posibilidad de compartir con todo el equipo una comida preparada por una mujer que participó en el proyecto SEED de formación ocupacional para mujeres y que ahora ha montado su “pequeño” negocio de comidas a domicilio.

Eso es transformar futuros y crear oportunidades, y eso es lo que te contagia Sonrisas de Bombay en sus visitas…. creer que todo es posible si se da el primer paso, que poquito a poco una India con menos pobreza es posible….ellos lo están consiguiendo día a día.

Las miradas, las sonrisas, y los abrazos de quien lo está consiguiendo de la mano de Sonrisas de Bombay son un regalo que solo puede entenderse cuando se vive allí, y las recibes en persona.

No se puede cambiar el mundo de golpe, por arte de magia, pero sí se puede comenzar poquito a poco. Y a lo largo de mis visitas durante estos cuatro últimos años, solo puedo decir que ese poquito, cada vez es más grande.

Animo a todo el mundo que tenga la oportunidad de estar en Bombay a que no dude en contactarles y que lo compruebe en persona. Sin duda es una experiencia inolvidable”.

Nosotros tampoco olvidaremos tu encanto y la alegría que nos trasmites siempre. Muchísimas gracias Mónica y ya sabes que las puertas de Sonrisas de Bombay están siempre abiertas.

Si tú también quieres visitar Sonrisas de Bombay y conocer nuestros proyectos en Bombay, ponte en contacto con nosotros en info@mumbaismiles.org

Post relacionados

Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

0