Blog

Swati: la ilusión y el reto de ser profesora

 en Mujer

El papel de los centros de prescolar es clave en el marco de nuestro proyecto de acción contra la pobreza. Y dentro de este, las profesoras son un valor imprescindible.

La escolarización en edades tempranas, entre los uno y seis años, contribuye a que los niños y niñas adquieran conocimientos para la educación obligatoria. Pero el proyecto va mucho más allá. También contempla el trabajo con las familias de las comunidades para que apuesten por la escolarización, en vez de que sus hijos e hijas estén en la calle, o realizando trabajos por un sueldo mísero, o a cargo de tareas del hogar, y en el peor de los casos caigan en manos de redes de tráfico de menores. Del mismo modo, contempla el trabajo con las familias, una vez escolarizados sus hijos e hijas, con el objetivo de que formen parte del proyecto educativo, y también para ofrecer conocimientos sobre salud, nutrición, formación en derechos e implicarlas en la resolución de problemáticas del conjunto de la comunidad.

Para todo ello, la figura de las profesoras es clave. Son ellas las que mantienen el trato diario con el alumnado y sus familias, las que establecen relaciones de confianza, imparten conocimientos, y crean redes. Para ello trabajan con empeño e ilusión, se esfuerzan al máximo para ofrecer una educación de calidad y para aprovechar todas las formaciones que organizamos en Sonrisas de Bombay.

Ellas mismas se apoyan en sus tareas y también en lo personal. Siempre lo decimos, son agentes del cambio. La semilla que siembran tiene frutos en clase, en ellas mismas y en sus familias y entorno. Por lo que su implicación con la transformación social en pro de la igualdad de derechos, la no discriminación, y la lucha pacífica contra la pobreza es inmensa.

Por todo ello, y por la importancia de su figura para esos pequeños y pequeñas que serán la ciudadanía de Bombay del futuro, queremos destacar su papel hoy y repetir una vez más, que ellas también son las más valientes de la India. Y presentaros el caso de Swati:

 

Swati vive en la zona de Marolpipeline con su marido, que es autobusero, y sus dos hijos un niño, que cursa segundo y su hija que está estudiando sexto curso. Las ganas de Swati de seantirse realizada profesionalmente y los problemas para llegar a fin de mes, la llevaron a trabajar como asistente  de una de las profesoras en uno de los parvularios impulsados por Sonrisas de Bombay. Realizó esta tarea durante tres años. Tras este periodo Swati, que trabajaba con gran dedicación, ha pasado a ser profesora de uno de los parvularios de Ghatkopar. Este es uno de los parvularios, que estamos impulsando actualmente, especialmente dedicado a trabajar con hijos e hijas de mujeres víctimas de tráfico humano.

Para Swati, además de una oportunidad profesional, era una reto, debido a la complejidad de las familias, derivada de la situación en la que viven sus madres. Pero por ello mismo, accedió con muchas ganas de poder trabajar con este colectivo. Además, como ella misma enfatiza, con muchas ganas de hacer sentir a estos niños y niñas, que son exactamente eso, niños y niñas con un futuro por delante, con derechos, a los que es muy necesario acompañar para poder hacer frente a la situación que viven sus familias.

Así que este es su sueño: contribuir al desarrollo de estos niños y niñas de la mejor manera posible. Además, Swati ha establecido también buena relación con sus madres, y ellas quieren lo mismo para sus pequeñas y pequeños, con lo que intentan ayudarla en todo lo que pueden e implicarse al máximo en la educación de sus hijos e hijas.

Sin duda, la de Swati es otra historia de las más valientes de la India.

 

 

También te puede interesar

Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

Hay 2 comentarios en este artículo
  • Esperanza
    Responder

    Admiro a todas esas mujeres valientes y a SONRISAS DE BOMBA, que gracias a su gran corazón están alcanzando una gran obra de AMOR., llena de éxitos.
    Gracias por existir, aunque ojalá no hiciera falta…

    • Sonrisas de Bombay
      Responder

      ¡Gracias por tus palabras, Esperanza! Juntxs #TransformandoFuturos

0