Blog

Prafullata: la lucha incansable por el empoderamiento de la mujer en Bombay

 en Sensibilización, Sin categoria

La vida de Prafullata no ha sido fácil. Esta luchadora incansable ha encontrado obstáculos que la han puesto a prueba, piedras en el camino que ha sabido sortear de una manera extraordinaria y hoy en día la han convertido en la gran mujer que es.

En Sonrisas de Bombay, la consideramos la piedra angular del proyecto Life Skills Empowerment (LSE), ya que su implicación y dedicación con las alumnas hacen que realmente ellas puedan cambiar su destino. Es por ello que hoy, queremos destacar la figura y cualidades de esta gran mujer que para nosotros se ha convertido en el paradigma del empoderamiento femenino en este país.

Afán de superación

Como miles de familias, la suya abandonó su pueblo en Satara para encontrar una vida mejor en la gran ciudad, Bombay.  La realidad que suelen encontrar estas personas llenas de esperanza es dramática: vida en la calle, falta de trabajo y miseria como leitmotiv. 

Sus padres consiguieron vivir gracias a un pequeño negocio familiar de costura y era lo que a duras penas sustentaba a la familia de 4 hermanos. Prafullata siempre tuvo claro que la educación le abriría las puertas de su destino, por lo que nunca se rindió y estudió hasta que se casó, por amor, con 21 años. Tuvo la suerte de tener una familia política comprensiva que le permitió seguir formándose y trabajando como enfermera.

Unos años más tarde Prafullata se encontró frente a frente con Sonrisas de Bombay. Su colaboración al principio se desarrolló como voluntaria. Estuvo en contacto con la organización de uno de nuestros parvularios en su zona, y además una de sus hijas recibía una beca desde la Fundación para sus estudios, con lo que Prafullata participaba en el comité de beneficiarios. Pero fue el año 2014 el que terminó de unirla a nuestra causa. Ese año fue el del lanzamiento de LSE, y la figura de esta fuerte mujer como líder de las alumnas era una apuesta segura. Pasaron las semanas de duro trabajo, preparando las clases, contenidos y todo el programa y Prafullata sentía que no estaba a la altura y tomó una admirable decisión: las noches las dedicaría a completar su formación en una escuela especializada, y así ganaría en seguridad y aportaría mucho más a esas niñas. ¡Volvió a estudiar después de 25 años y consiguió su diploma en trabajo social! Así es como se convirtió en un ejemplo a seguir, luchando por su educación y ganando así poder y autosuficiencia.

Entusiasmo

Prafullata sabe sonreír a la vida, y sobre todo, ponerle pasión a todo lo que hace. El futuro que ofrece a sus alumnas es tan prometedor que merece la pena luchar por ello. Hace que las niñas sean conscientes del poder que tienen respecto a su propia vida y sabe contagiar su entusiasmo y motivarlas.

Precisamente esto es lo que les ha enseñado a sus dos hijas, y el resultado es que la mayor está estudiando ingeniería electrónica (con alta calificación) y la pequeña está acabando la educación secundaria. Prafullata no puede estar más orgullosa y esa misma pasión con la que educa a sus hijas es la que pone trabajando para Sonrisas de Bombay, por lo que el éxito está asegurado.

Valentía

El día a día de esta profesora no es fácil. A parte de hacerse cargo de todas las tareas de su hogar y seguir con sus estudios, tiene que lidiar con los asuntos y problemáticas de cada alumna en el marco de Life Skills Empowerment. Ella las guía durante el curso y les enseña habilidades para tener una vida plena, pero muchas veces, se encuentra con obstáculos que la ponen a prueba. Por mucho que cambie la niña, si la familia no cambia su mentalidad, es muy difícil avanzar y es por ello que Prafullata se enfrenta a un trabajo con toda la comunidad. Ha visto cómo una madre le negaba a su hija el derecho a denunciar una violación por “el qué dirán”, ha presenciado la presión de una familia para que una niña deje los estudios y se ponga a trabajar, incluso sin tener la edad legal para ello… Sin el esfuerzo de esta profesora por cambiar la mentalidad de los padres, la situación de estas niñas y de muchas más, sería muy poco alentador.

Liderazgo

Su carisma, su energía y confianza, la convierten en una gran líder de su comunidad. Nos sentimos muy orgullosos de tener a Prafullata en el equipo, y de que sea ella el ejemplo a seguir y la inspiración para todas las niñas del proyecto. Caminar juntos de la mano para avanzar en nuestra misión es un auténtico lujo.

¡Gracias Prafullata!

También te puede interesar

Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

0