Blog

Conoce a Lisa, voluntaria del equipo de Eventos

 en Sensibilización

Lisa desprende tranquilidad, equilibrio, y mucha constancia en el trabajo. Es voluntaria del equipo de Eventos, hoy queremos presentárosla y darle las gracias por su labor en Sonrisas de Bombay 🙂

¿Cuándo empezaste en Sonrisas de Bombay?

Empecé el voluntariado en Sonrisas de Bombay a finales de febrero.

¿Qué te motivó a trabajar como voluntaria? y ¿por qué en esta organización?

Soy aprendiz y profesora de Yoga y buscaba una actividad para poder practicar el Karma Yoga (el Yoga de la acción) y el Bhakti Yoga (el Yoga de la devoción). Hacer un voluntariado me parece la manera óptima para esta práctica.

Elegí Sonrisas de Bombay por varios motivos: obviamente el vínculo con la India – como cuna del Yoga y mi interés personal por este país maravilloso – también era un motivo. Pero sobre todo me motiva colaborar con Sonrisas de Bombay porque considero el trabajo y los beneficios, con los que contribuyen los proyectos de Sonrisas de Bombay, muy importantes para posibilitar el cambio tan necesario en la India, y en todo el mundo realmente. Creo que los cambios tienen que ser establecidos en la base a la sociedad y donde haga más falta por carencias e injusticias.

¿Qué expectativas tenías del voluntariado? ¿Crees que se están cumpliendo?

Quería tener la oportunidad de contribuir con mi granito de arena para hacer posible un cambio. Y sí, creo que es lo que me ofrece este voluntariado.

¿Qué tareas desarrollas como voluntaria? ¿Cuánto tiempo le dedicas?

Estoy colaborando en el departamento de Eventos. De momento ayudo con la organización de dos eventos solidarios. Uno es la WALKIM BCN 2019, un evento de marcha nórdica, y el segundo es un evento dedicado a la poesía con el poeta catalán Joan Camps.

Me dedico durante tres mañanas por semana y aproximadamente trabajo 9h por semana.

¿Conocías la realidad de la India antes de conocer Sonrisas de Bombay? ¿Qué cosas te han llamado más la atención?

Sí, he viajado a la India por mi cuenta hace dos años. No estuve en Bombay, visité algunos lugares sagrados hindús en norte de India y practiqué Yoga. Me encantó y al mismo tiempo me impacto mucho la situación de pobreza que existe allí.

La India es un país muy especial. Yo tuve mucha suerte y viví solo experiencias muy bonitas. Me emocioné muchas veces por la muy buena disposición de la gente. ¡Te dan mucho sin esperar nada, ni un “Gracias”! Pero, lamentablemente también existe la gran parte de la pobreza, de la suciedad, de la carencia en muchos ámbitos como salud y educación, así como la disparidad extrema entre ricos y pobres.

¿Qué proyecto/os de los que impulsamos en la India destacarías? ¿por qué?

Lamentablemente en la India la discriminación e injusticia de género es todavía muy fuerte, por eso considero extremamente importante el proyecto GIRL, que se dedica a difundir esta triste realidad que sufren las niñas en familias pobres.

También considero el empoderamiento un concepto clave para la colaboración. La iniciativa JUMP 2 JUSTICE me parece muy valiosa porque posibilita que las personas realmente afectadas tengan recursos para ayudarse ellos mismos.

¿Cómo te sientes siendo parte del equipo de Sonrisas de Bombay?

Me siento muy cómoda y valorada formando parte del equipo. Es un ambiente laboral muy agradable y cálido sin jerarquías.

¿Qué te gustaría llegar a conseguir?

Me gustaría aprovechar este voluntariado aprendiendo todo lo que pueda, conocer a personas positivas y comprometidas. Y con mi pequeña contribución cambiar o mejorar la vida de alguien.

¿Qué le dirías a alguien que pensase en hacer un voluntariado?

¡Que lo haga! Que no se arrepentirá, que aprenderá mucho y que se irá a casa con un sentimiento positivo después de un día de trabajo.

También te puede interesar

Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

0