Blog

Chandrakala: experta en retos

 en Sensibilización

Hoy os presentamos a otro de los miembros del universo de Sonrisas de Bombay. Una persona que lleva más de diez años formando parte de los proyectos que impulsamos con las comunidades más desfavorecidas de Bombay, con el objetivo de mejorar sus vidas. Siempre voluntariosa, siempre afrontando retos, y siempre persiguiendo superarlos con éxito. Chandrakala es coordinadora de campo de nuestro proyecto de educación preescolar.

Chandrakala creció en Sangharsh Nagar, Mumbai, junto a sus dos hermanas y a sus dos hermanos. Su padre es contratista de obras y su madre es ama de casa. A pesar de que sus padres no tienen muchos estudios, siempre han valorado mucho que sus hijos tuvieran una buena educación. Chandrakala tuvo que vivir lejos de casa para poder graduarse en el Tilak Maharashtra Vidyapith. Además de su labor profesional, Chandrakala adora a sus dos hijos, con quien le encanta pasar su tiempo, así como   dibujar, cantar y leer.

Hoy vamos a conocer mejor su trayectoria y labor en Sonrisas de Bombay. ¡Gracias por compartir tu experiencia, compañera!

¿Cómo conociste Sonrisas de Bombay y cuanto tiempo llevas trabajando en la Fundación?

Siempre me ha interesado la educación. Pienso que deberíamos educar a cada niño o niña para que sean buenas personas y puedan cambiar el mundo de forma positiva. Con esta misma mentalidad daba clases particulares en mi localidad. En 2010 Sonrisas de Bombay buscaba profesoras para sus parvularios. ¡Era una gran oportunidad y sin pensarlo mucho, me presenté y empecé a trabajar como maestra en uno de los parvularios. Desde entonces he estado trabajando en el equipo de Educación preescolar y participando en todas las actividades. Más tarde, en 2013 después de superar una serie de entrevistas, pasé a ser Coordinadora de campo y actualmente, estoy trabajando con los centros a los que asisten niños y niñas hijos de mujeres víctimas de la trata.

¿Qué cambios has constatado en las comunidades y en ti desde que empezaste en Sonrisas de Bombay?

Cuando el equipo de Sonrisas de Bomba nos visitó en la comunidad de Sangharsh Nagar en 2010, no había conciencia sobre la importancia de respetar los derechos fundamentales. Las familias no estaban convencidas de mandar a sus hijos e hijas a la escuela de forma regular. El equipo de Sonrisas de Bombay ha cambiado tanto el escenario, que familias que anteriormente nos ignoraban esperan ahora ansiosamente el nuevo período de admisiones. Mientras se sucedía este cambio en la comunidad he podido constatar un cambio muy positivo en mí. Realicé mis estudios en una escuela para niñas y finalicé mi educación en un centro también para chicas. Era muy tímida en los actos públicos; sufría de pánico escénico. Sonrisas de Bomba me ha apoyado en cada paso y me ha ofrecido la posibilidad de crecer como persona. En estos 10 años he finalizado el Master en Trabajo Social y he obtenido el título.

¿Cómo ha afectado el estallido de la epidemia de la COVID-19 en los proyectos y a las comunidades y en tu vida? ¿Qué papel ha desempaño Sonrisas de Bombay en este periodo?

El confinamiento debido la COVID-19 ha sido una etapa muy dura para todos nuestros beneficiarios. Las mujeres victimas de la trata de Kamathipura y sus familias, con las que estaba trabajando, se quedaron sin hogar o tuvieron que abandonar sus viviendas de alquiler debido a la falta de trabajo. Las familias que viven en la calle pasaban los peores momentos. Muchos de ellos perdieron la oportunidad de conseguir el poco dinero que recibían a diario como jornaleros. Aumentaron los casos de niños y mujeres víctimas de violencia doméstica

Desde Sonrisas de Bombay hemos estado siempre al lado de las comunidades beneficiarias con las que trabajamos. Les hemos proporcionado comida, mascarillas y productos de higiene, según sus necesidades. Muchos de nuestros beneficiarios han tenido o están teniendo problemas de salud mental. Los miembros del equipo, incluyendo las maestras y las coordinadoras, estuvimos y estamos en contacto con los niños y sus familias a través del móvil. Las profesoras han adaptado las clases al formato online.

Después del confinamiento hemos seguido proporcionado apoyo mediante la distribución de comida y las clases online. Nuestro Smiling Bus ha vuelto a las calles y sigue visitando a las comunidades y ofrece atención médica a los niños y sus familias. En el marco de las actividades de concienciación, estamos distribuyendo folletos de sensibilización sobre la COVID-19 e impartiendo sesiones de información en nuestros centros.

En el aspecto personal, puedo decir que aunque mi marido es abogado, debido a la pandemia, nos quedamos sin ingresos por su parte. Con mi salario, siempre puntual, o hemos podido sobrevivir a la crisis. Mis hijos han podido continuar con sus estudios también.

¿Qué mensaje te gustaría compartir?

Debemos ser positivos. Problemas como los desastres naturales pueden suceder en cualquier momento y por lo tanto debemos estar preparados para hacerles frente. Debemos ser fuertes y estar listos para afrontar esta o cualquier situación y cambiar nuestra vida en consecuencia.

También te puede interesar

Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

0