Blog

Sonrisas de Bombay impulsa un centro social para mujeres en Katmandú

 en Desarrollo socioeconómico, Mujer
centro social mujeres

Sesión grupal en Pariwartan

El centro social para mujeres quiere ser refugio y una posibilidad de cambio

Uno de los últimos proyectos que ha impulsado la fundación es el centro social para mujeres Pariwartan, ubicado en el barrio de Thamel, en Katmandú (Nepal). Esta zona es uno de los enclaves de prostitución más concurridos en la capital y uno de los barrios con más explotación sexual del país. Es por eso que, junto a la ONG local Chhori, gestionamos este centro de día para ofrecer un lugar seguro a todas aquellas mujeres que trabajan en los muchos lugares donde se ofrecen este tipo de servicios sexuales.

En nepalí, la palabra Pariwartan significa “cambiar” y lo que se pretende con este proyecto es ofrecer a todas estas mujeres las herramientas y los recursos necesarios para conseguir un medio de vida alternativo, facilitándoles la salida de la prostitución. 

Espacio seguro y servicios de formación

En el centro encuentran un espacio tranquilo y seguro, y reciben la atención de trabajadoras sociales que las escuchan y apoyan. Este centro es el refugio de chicas como Sarita (nombre ficticio), que señala que “el centro social es como la casa de mis padres, donde me siento relajada estando allí, comparto mi tristeza y felicidad”. De manera similar, Devaki (nombre cambiado) comparte sus experiencias personales visitando el centro social: “el centro social es un espacio muy confidencial y seguro para nosotros, donde podemos venir y compartir nuestros problemas sin dudarlo como nuestra madre, y aprendemos mucho”.

centro social mujeres

Sesión de empoderamiento en Pariwartan

El centro social para mujeres les ofrece una serie de servicios a los que difícilmente pueden acceder por sí mismas, dada la situación de marginalidad que sufren. Todas las mujeres del barrio pueden acudir allí para beneficiarse del asesoramiento, la escucha y el apoyo psicosocial proporcionados por las trabajadoras sociales. Según las necesidades concretas que plantea cada beneficiaria, se les ofrecen los apoyos y herramientas que mejor se adapten a cada situación. En otros casos, únicamente buscan un espacio seguro en el que relajarse y descansar por unas horas en compañía de mujeres y chicas en situaciones similares a las suyas y en las que pueden confiar. 

El centro también ofrece formación en costura y confección, con el fin de que puedan adquirir habilidades con las que labrarse un futuro lejos de la explotación sexual. Asimismo, se da seguimiento y apoyo a otras beneficiarias que optan por recibir formación vocacional sobre otras materias en centros o negocios cercanos, con el fin de que puedan acceder a un medio de vida digno. Una vez completado el proceso formativo, el centro también les proporciona apoyo para la implementación de negocios que les permitan generar ingresos con los que sostenerse. Este año, por primera vez, algunas de las beneficiarias del centro social para mujeres Pariwartan han participado en la elaboración de las rosas de Sant Jordi que Sonrisas de Bombay vende para seguir impulsando estos proyectos. 

Sant Jordi solidario

Elaboración de rosas de Sant Jordi

Empoderamiento para cambiar de vida

Gracias a las sesiones que ofrece el centro, muchas chicas se han empoderado para centrarse en su bienestar, en cuidarse y valorarse por sí mismas. Después de varias intervenciones, algunas mujeres y chicas han abandonado la prostitución y se han empezado a ganarse la vida en otras profesiones como la sastrería, la restauración, la educación o como dependientas en pequeñas tiendas de té y comestibles.

centro social mujeres

Acompañamiento psicosocial

Algunas mujeres llegan al centro social para mujeres con traumas y graves problemas de salud mental. Muchas mujeres sufren de insomnio, ansiedad, miedo, problemas de ira o incluso pensamientos suicidas y desde la organización se les facilita sesiones con psiquiatras y psicólogos para que puedan mejorar su salud y centrarse en cambiar su vida. Además, también se les ofrece a todas ellas apoyo legal para que puedan obtener su ciudadanía, ya que muchas de ellas no disponen ni de certificado de nacimiento. 

Acompañamiento a toda una comunidad

Aparte de las sesiones y formaciones realizadas en el centro, también se ofrecen otros servicios como visitas a los lugares donde trabajan estas chicas para llegar a más número de personas y brindándoles información sobre asistencia y servicios de protección. Además, los trabajadores sociales realizan lo que llaman “desarrollo de metodología familiar”, en el que un trabajador acompaña al beneficiario y a su familia durante un periodo medio de seis meses. Durante este tiempo, el trabajador no solo le ofrece apoyo, sino que genera la confianza para que ella misma comprenda sus problemas y pueda buscar soluciones por sí sola. 

En el mismo centro también se organizan jornadas de sensibilización para concienciar sobre el autocuidado y los derechos de las mujeres. Se hablan de temas como la familia, la violencia sexual y machista, la salud reproductiva, el embarazo no deseado o la crianza positiva.

mujer con hijo katmandú

Mujer con hijo en una sesión de bienvenida

Aunque la cifra puede variar mucho, actualmente el centro acompaña regularmente a 75 mujeres y niñas en situación de explotación sexual o en riesgo de estarlo y hay más de 300 beneficiarios no indirectos, como hijos, familias y comunidades.  

Gracias a tu colaboración podemos seguir ofreciendo apoyo a mujeres y chicas víctimas de la explotación y la trata.

 

Post relacionados

Comentarios

Dejar un comentario

0