Blog

Ella es Cata, la nueva voluntaria del equipo de Comunicación

 en Sin categoria

voluntaria

Nos hace mucha ilusión presentaros a Cata. Lleva en Sonrisas de Bombay desde el mes de octubre y la verdad es que ya no nos podemos imaginar trabajar sin ella. Alegre y sonriente dedica sus tardes a colaborar con el equipo de comunicación y ¡estamos encantados! Qué mejor que una súper profesional que además te hace sonreír constantemente, para trabajar en equipo. Vamos a conocerla:

¿Por qué has escogido una ONG de Cooperación y Desarrollo para ser voluntaria?

Mi madre de pequeña me decía: “todo camino empieza con un pasito”. Con esa frase en mente, comencé a participar en diferentes organizaciones ayudando a cambiar un poco el mundo. Mi camino inició en Chile, pero cuando llegué a Barcelona me hice voluntaria de una perrera, para ayudar a aquellos que no hablan. Después comencé a trabajar de Community Manager, y vi que podía ayudar a Sonrisas de Bombay con el conocimiento que había adquirido de mis estudios y mi trabajo. Quise aportar lo que ya sé, ayudar de otra manera y sentirme un poco más cerca del mundo.

¿Qué esperas de tu colaboración?

Principalmente, ayudar y aportar. Creo que mi granito de arena puede ser útil para dar a conocer los proyectos de Sonrisas de Bombay, así más gente se entera y se une a una misma misión: poder cambiar el futuro de las personas que lo necesitan.

Si has realizado voluntariado o trabajado en otros sectores, ¿qué destacarías del campo social? En caso contrario, ¿qué diferencias crees que hay entre trabajar en una ONG y una empresa?

Actualmente, trabajo tanto en una empresa como en Sonrisas de Bombay. Sin embargo, para mí, más allá de lo técnico y del funcionamiento, destaco la empatía y la cercanía. La gran diferencia para mí y lo que más valoro, es llegar a la fundación y sentir que hay una familia que busca el bienestar, tanto el tuyo como el de todos.

Describe tu día a día en Sonrisas de Bombay:

Tengo la suerte de llegar a las 2 a Sonrisas de Bombay, comienzo con un fuerte “¡Hola!” en la puerta de entrada. Luego, saludo a cada uno de mis compañeros. Es gracioso, porque ellos no están tan acostumbrados a que una persona salude a cada uno. Me interesa mucho que el ambiente sea familiar, porque para mí llegar aquí, es llegar a casa. En mi casa, me preocupo mucho de que todo esté bien y me esfuerzo por mantener un bonito ambiente. Lo mismo hago en Sonrisas de Bombay, por lo que es un gusto estar con mis compañeros de 2 a 6.

Antes de comenzar a trabajar, hablo con Isabel para que, juntas, aclaremos las tareas del día y de la semana. De esta forma, ambas estamos organizadas y tranquilas con el apoyo de la otra. En mi caso, yo me dedico a ser Community Manager, es decir que genero contenido para el blog y para las redes sociales. Considero mi trabajo muy importante porque me encargo de comunicar los proyectos en un canal público y para mí es fundamental mostrar lo que es Sonrisas de Bombay: cariño, empatía, humanidad y bienestar.

De todas estas tareas que realizas, ¿con cuál te quedas?

Me encanta trabajar en redes sociales. Es un poco irónico porque no tengo Facebook, y trabajo para comunicar proyectos en Facebook. Sin embargo, me gusta mucho estar cerca de la gente y conversar con ellos, y siento que mostrando los proyectos o eventos que realizamos, los acerca a nosotros. De esta forma, no ven a Sonrisas de Bombay como una fundación lejana, sino como un equipo humano que quiere ayudar. Y creo que con el equipo lo hemos conseguido 😊.

¿Qué destacarías de esta ONG de Cooperación y Desarrollo?

Los valores. Somos un equipo humano que busca lo mejor para todos, que es empático y que cree que el futuro puede ser mucho mejor.

¿Qué es lo que más te ha impactado de la realidad de la India?

Me impacta la realidad de la India, sí. Pero lo que más me impacta es que está pasando en el mismo mundo en el que estoy en pie. Para mí, que una persona, a unos kilómetros, esté dejándose la piel para conseguir un poco de dinero (que para ellos es suficiente) para alimentar a 6 o 7 miembros de su familia… me parece irreal. Pero pasa. Eso es lo que más me impacta y que me gustaría que fuera diferente.

¿Qué le dirías a alguien que está pensando en realizar prácticas o ser voluntaria de una ONG?

En primer lugar, me alegraría solo porque lo está pensando y, luego, le agradecería todos los días por hacerlo. Como diría mi mamá: “todo camino empieza con un pasito”.

También te puede interesar

Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

0