Blog

Cèlia

 en Sin categoria

Los dos últimos meses, Cèlia Zamora ha sido colaboradora de Sonrisas de Bombay en Bombay. Como comunicadora audiovisual, fotógrafa y persona inquieta por otras culturas y por los viajes, nos propuso colaborar ofreciéndonos el talento que proyecta con su cámara mientras visitaba la India como turista. Y la experiencia ha sido enriquecedora para todos.

– ¿Cómo ha sido tu experiencia este tiempo en Sonrisas de Bombay?-
– Ha sido una experiencia increíble y me ha aportado mucho. Volvería a hacerlo sin duda. El equipo de Sonrisas de Bombay ama su trabajo y es muy dedicado. Es increíble ver el impacto que puede tener la buena voluntad. Desde el primer momento me he sentido parte del equipo y la verdad es que he disfrutado la experiencia. Cuando llegué y visité los proyectos me di cuenta del enorme trabajo que hacen en una ciudad con los contrastes de Bombay. Esta experiencia me ha permitido entender más cosas sobre la India y sobre las desigualdades que hoy en día existen en Bombay. He visitado sitios como los slums, el barrio de Deonar, Kamathipura, y he hablado con las personas beneficiarias de los proyectos. Pero sobre todo lo que he aprendido es a confiar en la bondad de las personas y en su pasión por ayudar a los demás.

– ¿Por qué colaborar con Sonrisas de Bombay?
– Yo quería colaborar con Sonrisas de Bombay porque seguía el trabajo de la ONG desde hace tiempo y admiraba su trabajo. Cuando decidí viajar a la India, quería que mi viaje comenzase colaborando con ellos. Como comunicadora audiovisual, creo que la comunicación es el idioma que sirve para mostrar las desigualdades y la injusticia del mundo, y una herramienta capaz de educar y sensibilizar. Por eso decidí dedicar mi tiempo a colaborar con Sonrisas de Bombay, haciendo fotos y vídeos de diferentes proyectos.

– ¿Cuáles han sido tus momentos favoritos en este periodo?
– Recuerdo muchos buenos momentos en estos dos meses, algunos muy divertidos y otros más emotivos. Me gustaría recordar uno en especial, el más reciente, durante la inauguración del Smiling Bus, un proyecto que va a proveer de educación informal, salud y seguimiento a los niños que viven en la calle, en diferentes zonas de Bombay. El momento fue increíble, porque mucha gente había trabajado muy duro que hacer posible el Smiling Bus, y finalmente se hizo realidad. Ver las caras iluminadas de los niños y de todo el equipo fue una experiencia realmente mágica.

– ¿Qué recuerdo vas a llevarte?
– Tengo muchos en mente, pero nunca olvidaré la sonrisa de los niños que he conocido. La vida de estos niños no es fácil, pero aún así siempre te reciben con su mejor sonrisa.

– ¿Volverás a Sonrisas de Bombay algún día?
– Nunca se sabe lo que deparará el futuro, pero me he enamorado de esta ciudad, de su gente, y seguro que me gustaría volver. Uno siempre recuerda los sitios en los que ha estado como en casa, ¿no?

– ¿Algún otro comentario que quieras hacer?
– Me gustaría agradecer a todo el equipo de Sonrisas de Bombay, tanto en India como en España, por darme esta oportunidad y por hacerme sentir como en casa. Shukriya!

Gracias a ti, Cèlia, por tu talento, sensibilidad y disponibilidad. Tu aportación ha dejado huella. Te deseamos grandes éxitos personales y profesionales. ¡Sonrisas de Bombay siempre te recibirá con los brazos abiertos!

También te puede interesar

Comentarios

DEJA UN COMENTARIO

0